Aepnaa menú

Últimos Avances   Inducción de tolerancia oral

volver

Inducción de tolerancia oral

INDUCCION A LA TOLERANCIA ORAL (ITO) o desensibilización con alimentos: 

Habitualmente, la alergia a alimentos como la leche y el huevo en la infancia cuenta con un buen pronóstico, y si se realiza una dieta correcta, algunos niños pueden llegar a conseguir la tolerancia en un tiempo que suele oscilar entre 2 y 5 años. Pero en un 10-15% aproximadamente de los pacientes, la alergia no se supera y son diagnosticados de alergia persistente. En estos pacientes se ha visto necesario realizar algún tratamiento que modifique el curso de la enfermedad, ya que la completa evitación de alimentos como la leche y el huevo es difícil de llevar a cabo, y los accidentes que pueden ocurrir por tomas inadvertidas, en muchos casos, producen síntomas graves.


Desde hace más de una década se han publicado en la literatura médica diversos trabajos de desensibilización con alimentos fundamentalmente con leche, siendo menor la experiencia con huevo y puntual con otros alimentos. El motivo por el que se hace sobre todo con leche y huevo es que son los dos alimentos de consumo más habitual en nuestro país y los encontramos en muchos productos elaborados, siendo sencillo seguir la dosis diaria de mantenimiento, cosa que no es tan fácil con otros alimentos.


El tratamiento de desensibilización o inducción oral de tolerancia consiste en la administración oral de pequeñas cantidades progresivamente crecientes del alimento al que el paciente es alérgico, de manera pautada y bajo control médico, hasta alcanzar la tolerancia de una cantidad adecuada para la edad del niño. Se considera, entonces, que el paciente ha conseguido la tolerancia y puede introducir el alimento en la dieta con normalidad.


El tratamiento se inicia generalmente realizando una provocación al alimento en medio hospitalario, y una vez comprobado que el paciente sigue sin tolerar, se comienza administrando pequeñas dosis del alimento en el hospital. Una vez tolerada una dosis, se administra en casa a diario (dosis de mantenimiento), sin interrupciones, y se acude al centro hospitalario, generalmente cada semana, para la subida de dosis. Esto puede variar según los hospitales y sus protocolos, y según la respuesta individual al tratamiento.


Es importante señalar que, aunque el objetivo es alcanzar la tolerancia completa del alimento, se pueden considerar beneficiosos la tolerancia parcial o el aumento de la dosis umbral (dosis a partir de la cual el niño hace reacción), ya que en estos pacientes disminuye el riesgo de reacciones graves con ingestas accidentales.


El tratamiento de desensibilización o inducción de tolerancia no es posible en alergia no IgE mediada a alimentos, donde los mecanismos de respuesta inmunológica son menos conocidos, y no se pueden apreciar reacciones inmediatas y fácilmente objetivables al alimento, lo cual dificulta saber si se está o no tolerando cada dosis.


Además, puede estar contraindicado en algunos casos, como dermatitis o asma mal controladas, otras enfermedades graves, mal seguimiento del proceso o mala tolerancia psicológica que pueda llevar a su interrupción. A este respecto, hay que aclarar que es un proceso duro y largo en muchos casos, que requiere de la implicación de toda la familia y entorno del niño. Se ha de consultar cada caso al especialista que será quien valore si está indicado el tratamiento y en qué momento de la evolución del paciente.


RESULTADOS


Los investigadores son muy críticos a la hora de evaluar los resultados obtenidos con estos métodos. El  motivo es la falta de protocolos claros y fiables, además del bajo número de pacientes que han sido estudiados de acuerdo con los métodos científicos actuales. Esto dificulta la obtención de datos que confirmen la eficacia y seguridad de esta prueba. Además, la frecuencia y gravedad de los posibles efectos secundarios, hace que sea un método de difícil aceptación por parte de los padres o tutores del niño alérgico.


A pesar de la escasa experiencia que existe, se han observado tres tipos diferentes de respuestas posibles ante la inducción de tolerancia oral en los niños alérgicos:

  • 1. Niños no respondedores (10-20%): no sólo no adquieren tolerancia, sino que además suelen hacer reacciones graves durante la inducción.
  • 2. Niños respondedores pero con tolerancia condicionada (60-70%). Es decir, necesitan seguir tomando el alimento de forma indefinida, diariamente, ya que si se interrumpe la toma regular del alimento, la tolerancia adquirida desaparece.
  • 3. Niños respondedores con tolerancia completa o "curados" (10-20%). Son niños que toleran el alimento después de al menos 20 meses de toma continuada y, tras su interrupción, no pierden la tolerancia. El problema aparece cuando esa interrupción se prolonga en el tiempo (más de tres meses), en esos casos la alergia puede volver a reaparecer. 

Por este motivo, la gran expectación y el optimismo que había generado este método entre los especialistas de alergia, se ha "enfriado" un poco a la espera de nuevas investigaciones que consigan avances en cuanto a la seguridad y a la eficacia en la adquisición de tolerancia por parte del niño alérgico.

 

NUEVAS INVESTIGACIONES

Entre los especialistas de alergia sigue preocupando mucho la gran cantidad de reacciones adversas que hacen necesario el uso de adrenalina durante la desensibilización. Por este motivo, los trabajos actuales van encaminados a desarrollar nuevas vías de administración para disminuir el riesgo de la ingesta directa oral (como las epicutáneas o parches en la espalda), nuevas formas de procesar los alimentos (variando sus características físicas y/o químicas, por ejemplo mediante la aplicación de calor),  el empleo de sustancias añadidas que disminuyan la potencia de alérgica del alimento, o de adyuvantes que reduzcan la frecuencia y severidad de las reacciones en los casos más problemáticos, como es el uso Omalizumab Xolair®.

Todos estos estudios están comenzando en la actualidad y no veremos sus resultados hasta dentro de unos años. No hay que olvidar que la calidad de vida de los niños respondedores y de su familia mejora enormemente al disminuir los temores y las limitaciones con las que tenían que convivir cada día de su vida.

 

 

por Pilar Cots Marfil

Alergóloga

25/09/13

 

Más información:

Alergia a alimentos: cómo se trata. Inmunoterapia con alimentos. Web de En Familia (Asociación española de pediatría)

Alergia a alimentos: inducción de tolerancia oral o "desensibilización". SEICAP 2011

La inducción de tolerancia oral a cachuete modifica en ADN. Comentario del Blog de la Clínica Ojeda a un estudio publicado en 2013.

Congreso EAACI-FAAM 2013: resumen avances en inducción de tolerancia oral. Blog de la Clínica Ojeda.

Enlaces actualizados a 24/03/2014

 

 

Destacados

  ALERGIA A ALIMENTOS Y AL LÁTEX. GUÍA PARA CENTROS EDUCATIVOS Y COMEDORES ESCOLARES. AEPNAA 2016   La guía, dirigida al profesorado y al personal de cocina y comedor de los centros educativos, expone todos los aspectos…
más info
Este protocolo, elaborado por AEPNAA y avalado por SEAIC, SEICAP y AEP, recoge la forma de actuar ante una reacción alérgica en la escuela. Lo rellenará el pediatra o el médico especialista en alergia y se entregará…
más info

Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex Avenida Manzanares, 62. Madrid 28019 - Teléfono: 915 609 496 - Mail:

FORMAS DE PAGO

  • Contrareembolso
  • Transferencia bancaria
  • PayPal
  • Tarjeta

Diseño web profesional SGM