botón
Socios
teléfono
915 609 496
Iconos que representan los alergenos causantes de las principales alergias
Alergenos (ilustrado por estudio Gaubert)

Alergia significa “Respuesta diferente”

Tengo alergia pero no soy diferente, unicamente mi organismo tiene reacciones distintas al resto de las personas, ante nutrientes o sustancias normales.

Todos los que la padecemos y los que nos rodean, tenemos que aprender a convivir con ello, y saber actuar en situaciones habituales y sobre todo cuando hay una reacción grave.

Las enfermedades alérgicas están entre las seis patologías más frecuentes según la Organización Mundial de la Salud OMS.

¿Qué es la alergia?

La alergia es una reacción o respuesta alterada del organismo ante una sustancia alérgeno por sí misma inofensiva. El sistema inmunológico de las personas alérgicas crea mecanismos de defensa que se vuelven dañinos, es un defecto del sistema inmune.

La alergia se produce cuando la persona reacciona con síntomas al contacto, ingestión o inhalación de las  proteínas de un alimento o del latex.

En la alergia a los alimentos la reacción del organismo se produce frente a las proteínas, nunca ante azúcares, esto sería intolerancia a la lactosa o fructosa producida por un problema digestivo, no inmunológico.


Ilustración de Benji
Tengo alergia pero soy uno más (Ilustrado por Benji benjiben6@gmail.com)

Normas Básicas para la persona con alergia

El único tratamiento actual de la alergia es evitar la ingestión y el contacto con los alimentos que contienen el alergéno, mediante una dieta de exclusión estricta.

Se recomienda siempre limitar al máximo el consumo de productos industriales.

Leer concienzudamente el etiquetado de los alimentos, cosméticos, medicamentos o productos manipulados: tiza, pegamentos, plastilina etc... e informarse si fuera preciso por el mismo proveedor, de la existencia o no en sus ingredientes del alergéno en cuestión, ya que puede estar oculto en su composición como elemento secundario (emulsionante, clarificador, colorante, etc...) y en pequeñas cantidades.

Evitar utensilios y elementos manipulados que puedan estar contaminados por el alergéno.

Es importante tener en cuenta que además de por ingestión, algunos alergénos pueden producir síntomas por contacto cutáneo directo o indirecto, besos, roces, vómitos y también síntomas respiratorios por simple inhalación.

Es muy recomendable que la persona con alergia porte en un brazalete, pulsera o chapa identificativa, con letra clara y bien visible, su calidad de persona con alergia y a qué alimento en concreto lo es.

Se debe consultar al médico especialista la conveniencia de llevar adrenalina autoinyectable (ALTELLUS o JEXT), y asegurarse que el paciente, familiares y cuidadores tengan el entrenamiento necesario para su administración.

Se debe advertir siempre al médico y al farmacéutico la condición de persona con alergia y, aún así, ante cualquier medicamento, conviene leer cuidadosamente el prospecto en el apartado de composición.


¿Cómo se produce?

La inmunoglobulina E (IgE)

Los mecanismos de la alergia alimentaria son variados (por anticuerpos o por células, o una combinación de ambos), siendo el más conocido y estudiado el que se produce cuando la persona con alergia crea en exceso defensas (anticuerpos) contra esa sustancia alérgeno: la inmunoglobulina E (IgE).

La alergia a alimentos mediada por anticuerpos IgE: Es la que puede provocar las reacciones inmediatas más graves anafilaxia generalmente en menos de 1 o 2 horas, capaces de poner en riesgo la vida, incluso con cantidades mínimas del alimento.

La alergia a alimentos no mediada por IgE: La cantidad de alimento que provoca los síntomas suele ser mayor, y éstos tardan más en aparecer (desde dos horas tras la ingestión, y hasta días después) y pueden ser crónicos, llegando a verse afectado el estado nutricional. El diagnóstico suele ser más complicado por la dificultad de establecer la relación entre la ingesta del alimento causante y la reacción. A ello se suma que no existen a día de hoy métodos diagnósticos analíticos validados científicamente para este tipo de alergias alimentarias.


Clasificación actual de las reacciones adversas a alimentos y de la alergia a alimentos

Esta clasificación ayuda a evitar confusiones derivadas del uso que se venía haciendo del término INTOLERANCIA dejándolo ahora sólo para las reacciones no tóxicas de mecanismo no inmunológico, y llamando ALERGIA a toda reacción en la que participe el sistema inmunológico, sea mediante anticuerpos IgE o mediante otros mecanismos diferentes.

leer más...

Síntomas o manifestaciones clínicas

  • Las manifestaciones clínicas de la alergia alimentaria son muy variadas, al igual que los mecanismos que las producen.
  • Las reacciones pueden ser: Leves o moderadas: Erupciones, urticaria, inflamación, picor, lagrimeo, enrojecimiento ocular, irritación nasal, tos, dolor abdominal, diarrea, vómitos, sangre en heces
  • La alergia a alimentos no mediada por IgE: suele dar más síntomas digestivos y cutáneos.
  • Graves: Dificultad respiratoria, asma, hipotensión, opresión torácica, palpitaciones o mareo. La situación de mayor gravedad es la anafilaxia, con afectación cardiovascular y riesgo de muerte inminente.
  • La alergia IgE mediada muestra síntomas respiratorios, cutáneos o choque anafiláctico.

Latex y principales alimentos causantes

LATEX

LATEX

Reacciones Alergicas al Latex

PROTEÍNAS DE LA LECHE DE VACA

LECHE

Alergia a Proteínas de la Leche de Vaca APLV

PROTEÍNAS DE HUEVO

HUEVOS

Alergia a las Proteinas del Huevo

PESCADO

icono pescado

Alergia al Pescado

ANISAKIS

ANISAKIS

Alergia a Anisakis

LEGUMBRES

LEGUMBRES

Alergia a las Legumbres

FRUTAS Y VERDURAS

FRUTAS Y VERDURAS

Alergia a Frutas y Verduras

FRUTOS SECOS

FRUTOS SECOS

Alergia a los Frutos Secos

MARISCOS

MARISCOS

Alergia a los Mariscos

CEREALES

CEREALES

Alergia a los Cereales

ADITIVOS

ADITIVOS

Reacciones Adversas a Aditivos

ALERGIA INDUCIDA POR EL DEPORTE

DEPORTE

Reacciones Alergicas Alimentarias inducidas por el Deporte


Tratamiento de los síntomas

En las reacciones leves a moderadas, se emplean antihistamínicos y/o corticoides, por vía tópica, oral o inhalada, dependiendo del órgano afectado. En reacciones de tipo digestivo no hay tratamiento específico, aunque es importante la rehidratación en caso de vómitos y diarreas persistentes, aportando líquidos y realizando la dieta que recomiende el médico especialista. Puede ser útil también el uso de probióticos siempre que éstos no contengan el alérgeno.

En las reacciones graves con reacciones sistémicas y de rápida progresión, el tratamiento de elección es la adrenalina. Existen en nuestro país dos marcas de autoinyectores de (adrenalina) para el tratamiento de urgencia de la anafilaxia, Altellus y Jext, que todo paciente en riesgo de sufrir una anafilaxia debe llevar consigo en todo momento. Más información en Anafilaxia


¿Cómo se diagnostica?

Toda persona de la que se sospeche una posible alergia alimentaria por padecer una sintomatología con alguna o algunas de las manifestaciones clínicas antes mencionadas, debería ser enviado al especialista en alergia para su diagnóstico. Allí se le realizarían los pertinentes métodos diagnósticos:

1.Historia clínica detallada

2.Test cutáneo Prick-test

3.Análisis de sangre (IgE específica en suero)

4.Pruebas de exposición controladas, en caso necesario, para confirmar o descartar una alergia a alimentos.


Prevenir las reacciones alérgicas a los alimentos

Para prevenir las reacciones por alergia a los alimentos es imprescindible la estricta eliminación del alimento implicado de la dieta; en el caso de tener que hacer una dieta de eliminación muy amplia, habrá que buscar alimentos sustitutivos con el fin de confeccionar una dieta que cubra los requerimientos nutricionales de la persona afectada.

Hay que tener especial cuidado con la alimentación, pues muchos alimentos alergénicos pueden aparecer en numerosos productos de forma enmascarada o con denominaciones desconocidas y pueden ser ingeridos inadvertidamente.

Igualmente se deben extremar las precauciones en el manipulado y cocinado de los alimentos.


Tratamientos de la alergia

Dada las importantes dificultades y limitaciones que provoca la estricta evitación de los alérgenos alimentarios en el día a día, en los últimos años se está investigando en tratamientos activos para la alergia IgE mediada a determinados alimentos, como la inducción de tolerancia oral o desensibilización (ej. leche y huevo) o las vacunas (ej. melocotón) De ello le informará adecuadamente su alergólogo. Más información sobre los últimos avances en tratamiento se puede ver en:

Tratamientos