botón
Socios
teléfono
915 609 496
Portada página látex
ALERGIA AL LÁTEX

¡Cuidado con los materiales elásticos de paredes finas!

Los materiales fabricados con goma de látex natural desprenden un polvo que contiene una proteína que provoca la reacción alérgica. Esta respuesta está mediada por anticuerpos del tipo IgE, que son los responsables de la mayoría y más graves de las reacciones alérgicas.

Látex

Extracción de látex
Extracción de látex del árbol Hevea brasiliensis

¿Qué es el látex?

El látex de caucho natural es el líquido lechoso que circula por los vasos del árbol del caucho. Se obtiene "sangrando" el árbol mediante incisiones. Procesado convenientemente se utiliza para fabricar múltiples objetos de uso cotidiano y sanitario.

El látex es una sustancia muy frecuente en nuestro entorno. Se calcula que unos 40.000 productos de uso cotidiano contienen látex. Como norma general las formas duras del caucho, liberan menos alérgenos que los objetos de material elástico y de paredes finas.

Para más información acerca de objetos que contienen látex descargar "Listado de objetos con látex".


Alergia al látex

La alergia al látex es una respuesta alterada de nuestro organismo al contactar con las proteínas que se encuentran en el látex de caucho natural.

El mayor peligro de una reacción severa se produce cuando objetos de paredes finas y elásticas (guantes, globos, preservativos) entran en contacto con las mucosas corporales (nariz, ojos, vagina, recto, boca), heridas y órganos internos.

Se da la paradoja de que el medio hospitalario, es el lugar de más riesgo dada la cantidad existente de látex, tanto directo como indirecto.

El incremento de la alergia al látex se debe en cierto modo a un mayor conocimiento y diagnóstico de la alergia, la utilización masiva de productos de látex y un descenso en la calidad de los productos sanitarios para bajar el precio y aumentar la producción.


Síndrome látex-frutas

Síndrome látex-frutas

Las personas alérgicas al látex presentan a menudo reacciones alérgicas cruzadas, a veces graves, tras ingerir determinadas frutas y vegetales. Así, hasta un tercio de las personas sensibilizadas al látex sufrirán una reacción alérgica de mayor o menor intensidad cuando coman plátano, kiwi, aguacate o castaña. Además, entre el 5% y el 10% pueden sufrir una reacción alérgica al comer frutas de la familia de las rosáceas (melocotón, albaricoque, manzana, pera o cereza) y hortalizas de la familia del tomate y la patata.

Estas reacciones cruzadas se deben a los alérgenos comunes presentes en el látex y en los diferentes alimentos citados.


Síntomas

Los síntomas son parecidos a los de la alergia a alimentos, siendo menos frecuentes los síntomas digestivos y más típicos los cutáneos por contacto directo y los nasales y/o el asma tras la inhalación del polvo de objetos que contienen látex.

Leves: es motivo de sospecha cualquier persona que presenta picor, lagrimeo o enrojecimiento ocular, irritación nasal, enrojecimiento y habones en las manos, tos seca.

Graves: dificultad respiratoria o sibilancias, asma, opresión torácica o rubor, palpitaciones y mareo, hipotensión, choque anafiláctico.

La gravedad de la reacción inmediata depende del grado de sensibilidad de la persona y de la cantidad de alérgeno de látex que ingrese en su cuerpo.

¿Cómo se diagnostica?

Cualquier sospecha de alergia debe confirmarla el alergólogo a partir de la historia clínica referida, las pruebas cutáneas (habitualmente prick test) y la determinación de IgE específica al látex en sangre. En algunos casos es necesaria una prueba de exposición controlada.


Población de riesgo

Enfermeras
Grupos de riesgo: medio hospitalario

Personas con cirugías o procedimientos médicos tempranos y/o repetidos

Trabajadores de la Salud

Trabajadores que usen guantes de látex (manipuladores de alimentos, peluquería, limpieza, policía, etc.)

Trabajadores de la Construcción

Trabajadores involucrados en la fabricación de caucho, guantes o sondas de látex

Amas de casa con dermatitis crónica que usen guantes de goma

Pacientes con espina bífida o malformaciones genitourinarias

Pacientes atópicos (alérgicos a sustancias comunes presentes en el ambiente)

Personas que han tenido reacciones alérgicas graves de causa inexplicada

Personas con historia de reacciones frente a ciertas frutas y frutos secos (plátano, castaña, kiwi, aguacate, pistacho)

Toda persona que esté en contacto con productos de látex de forma habitual


Prevención

Ilustración de Benjamín Bertos
Ilustración de Benjamín Bertos

Para las personas de los grupos de riesgo descritos, se recomienda adoptar algunas medidas para prevenir su sensibilización al látex. Así, evitar hinchar y jugar con globos en niños atópicos, realizar una asistencia sanitaria libre de látex en pacientes con espina bífida o usar guantes bajos en alérgenos y sin polvo en personal sanitario, son medidas recomendadas por los alergólogos.

Una persona ya sensibilizada deberá extremar las medidas preventivas que le eviten sufrir reacciones alérgicas. Dada la amplia distribución de los productos de goma natural, con los cuales estamos en contacto desde la infancia (chupetes, mordedores de dentición, etc.) reconocer el látex resulta una labor muy compleja que obliga a sufrir cambios en el ritmo de vida particular, en el hogar, en la escuela, en el trabajo y por supuesto en la asistencia sanitaria.

Los hospitales, al igual que el resto de los centros de trabajo, tienen la responsabilidad legal de proporcionar un ambiente laboral seguro, debiendo realizar las adaptaciones necesarias para aquellos trabajadores con posibilidad de sensibilizarse al látex.

Tratamiento

El mejor tratamiento en la actualidad es la prevención.

Las reacciones alérgicas al látex se tratan como cualquier otra reacción alérgica, contrarrestando con la medicación adecuada los síntomas de la reacción. Mientras que las reacciones leves suelen remitir con antihistamínicos, corticoides y/o inhaladores broncodilatadores, el tratamiento de elección para las reacciones graves es la adrenalina. Ésta debe ser administrada rápidamente tras el inicio de la reacción, por lo que existe adrenalina autoinyectable para los pacientes con riesgo de presentar reacciones graves.

El alergólogo se encargará de prescribirla a aquellos pacientes que la requieran.


Avances

Hoy en día existe ya una vacuna o inmunoterapia frente al látex comercializada en España. Su administración es sublingual (debajo de la lengua). Aunque se ha comprobado que puede mejorar el curso de la enfermedad al reducir la sensibilidad clínica de los pacientes, la presencia de reacciones adversas es importante y demasiado alta para generalizar su uso de forma habitual. Por este motivo sólo está indicada en casos muy especiales y siempre bajo la estricta vigilancia del especialista en alergia.

Las indicaciones para la inmunoterapia específica con látex aún son muy limitadas y requieren más ensayos clínicos para definir su utilidad.


Intervenciones quirúrgicas
Extremar precauciones en intervenciones quirúrgicas

Protocolos de actuación para alérgicos al látex

Evitar el contacto con los productos de látex, principalmente guantes y globos.

Desconfiar de todo producto elástico, en especial los de paredes delgadas.

Observar el etiquetado donde puede aparecer declarada la goma natural con el nombre químico de "cis-1,4 poliisopreno".

Debe llevarse medalla o pulsera que indique claramente alergia al látex.

Dado el elevado número de objetos de látex de uso sanitario, es necesario informar al personal que le va a atender en cualquier consulta, vacuna, prueba, exploración, intervención médica o dental, etc. de nuestra alergia al látex para que pueda preparar convenientemente las instalaciones, el material a usar y coordinar al personal.

Las intervenciones quirúrgicas deben programarse minuciosamente: realizarse en quirófanos libres de látex o en quirófanos adaptados a primera hora del día cuando el látex del ambiente se ha depositado. Preveerse también una zona libre de látex para el postoperatorio y la hospitalización, revisar el material, el colchón y formar adecuadamente al personal.

Piense en la posibilidad de llevar guantes sintéticos cuando acuda a las consultas médicas y anímeles a usar productos sin látex con todos los pacientes.

En las personas de riesgo, el alergólogo debería realizar una prueba de alergia al látex previa a cualquier intervención quirúrgica o exploración ginecológica.

Todos los objetos sospechosos de contener látex, deben ser alejados de su habitación.

Deben evitarse en la casa los ficus, ponsetias y otras plantas que desprenden "leche" al estrujar sus hojas o rasgar el tallo. La similitud de este látex con el del caucho natural puede provocar reacciones.

Hay que disponer permanentemente de antihistamínicos y dispositivo autoinyectable de adrenalina, que conviene ser llevado siempre consigo ante situaciones comprometidas, lugares novedosos, excursiones o viajes...

Al acudir a restaurantes, asegurarse de que los alimentos no han sido manipulados con guantes de látex .

Advertir en el comedor escolar del problema de utilizar guantes.

Es frecuente el uso de guantes de látex en hamburgueserías, tiendas de alimentación y supermercados. Para despacharnos es necesario, además de quitárselos, lavarse bien las manos.

Cuando se administre un medicamento por vía inyectable contenido en un frasco con tapón de goma, es aconsejable que no se pinche el tapón de goma para cargarlo, en su lugar se debe quitar el tapón y cargar el medicamento directamente. Se preferirá siempre una presentación que no contenga látex.

Una premedicación antes de someterse a exploraciones o intervenciones quirúrgicas puede reducir los síntomas de la reacción, pero sólo el uso de materiales totalmente libres de látex garantiza que esa reacción no aparezca.

Tras manipular un objeto de látex hay que evitar tocarse posteriormente los ojos, éste tipo de contacto puede desatar una reacción importante.

Guantes de látex en la empresa alimentaria

Uso de guantes en la industria alimentaria
Uso de guantes en la industria alimentaria

Como indica la AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) el uso inadecuado de guantes puede ocasionar contaminación cruzada; por ello, lo más adecuado es no usar guantes y lavarse bien las manos tantas veces como sea necesario. Pero en caso de tener que usarlos por protección real de la piel del trabajador, es preferible que no sean de látex.

Tanto la AECOSAN como la AEDV (Asociación española de dermatología y venereología) coinciden en recomendar la no utilización de guantes de látex en la empresa alimentaria, donde no es necesario y existen alternativas menos alergénicas, por dos motivos:

1. Riesgo de reacciones en los consumidores alérgicos

2. Riesgo de sensibilización al látex en el trabajador que lo utiliza


Se recomienda el nitrilo sin polvo para el procesamiento de carnes, aves y pescados, así como el guante de polietileno para el catering, cambiando los guantes para prácticas distintas.

Más información

Alergiala látex y derivados del caucho

Alergia al látex. SEICAP

Alergia al látex. Protocolos diagnósticos Asociación española de pediatría, 2013

Alergia al látex. Hospital La Fe de Valencia

Recomendaciones para la prevención y tratamiento de la alergia al látex. Andalucía

Consejos para pacientes alérgicos al látex

Protocolo de actuación: alergia al látex

Guía para los pacientes alérgicos al látex. Clínica Subiza

Recomendación para limitar el uso de guantes en la empresa alimentaria. AECOSAN Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición