botón
Socios
teléfono
915 609 496
icono e imagen de la leche
ALERGIA A PROTEÍNA DE LA LECHE DE VACA APLV

¡Hay amores que matan!

Mucho cuidado con los besitos, las trazas pueden estar en nuestros labios en pequeñas cantidades inapreciables que pueden afectar en casos de alergias severas.

Hay que priorizar con la higiene y lavarse a menudo las manos, todo lo que contenga leche o trazas o esté contaminado puede producir reacciones.

Alergia a proteína de la leche de vaca APLV

Descripción

De todas las alergias alimentarias en la que se producen más errores de clasificación es en la APLV, porque la leche produce variedad de respuestas anómalas, alérgicas y no alérgicas, como la intolerancia a la lactosa, el azúcar de la leche.

Se considera Alergia a las proteínas de leche de vaca APLV cuando un individuo, tras la ingesta de proteínas lácteas manifiesta una respuesta anormal con síntomas englobados dentro de las reacciones adversas a alimentos y en ese proceso hay un mecanismo inmunológico comprobado.

Dentro de las respuestas inmunitarias conocidas como alergias, la mayoría son del grupo Hipersensibilidad inmediata. Tras la exposición al alérgeno el sujeto se sensibiliza y produce anticuerpos específicos para algunas fracciones proteicas de la leche, son las inmunoglobulinas E IgE especificas. Después de una segunda exposición el antígeno se fija a las IgE y se desencadena una respuesta de diversa magnitud, es la reacción alérgica.


Chocolate, alimento que contiene leche

Síntomas

Frecuentemente se ponen de manifiesto los síntomas en el primer contacto aparente con la leche, como la introducción de biberón. Incluso a veces durante la lactancia materna se ven síntomas por el paso de proteína a través de la secreción láctea como pueden ser la exacerbación de dermatitis. En el caso de alergia a proteínas lácteas de hipersensibilidad inmediata IgE mediada, la clínica aparece en menos de 60 minutos desde la toma, y la gravedad de los cuadros de alergia a la leche es muy variable dependiendo del grado de sensibilización y de la cantidad ingerida.

Además de por ingestión, la leche puede producir síntomas por contacto cutáneo directo o indirecto besos, roces, vómitos y también síntomas respiratorios por inhalación. Por orden de frecuencia, lo más habitual son síntomas cutáneos, seguidos de digestivos o asociación de ambos y finalmente respiratorios y anafilaxia. En ocasiones, los síntomas son leves y poco valorados o no relacionados aparentemente con el alimento. En el caso de alergia a proteínas lácteas no IgE mediadas, los síntomas tardan más en aparecer y pueden ser crónicos, llegando a afectar el estado nutricional. Destacan los síntomas digestivos aunque puede haber también síntomas cutáneos y respiratorios . El cuadro más típico es la enteropatía a proteínas lácteas, más conocido como IPLV intolerancia a proteínas lácteas


Prevalencia

Leche en biberon
Alergia más frecuente en la primera infancia

Las alergias alimentarias se encuentran en cualquier grupo de edad, siendo más frecuentes en la primera infancia. Al ser la leche el primer alimento que se introduce en la dieta de un lactante, es la APLV la primera alergia que debuta, afectando a un 2% de la población.

En España el porcentaje de alérgicos a leche de vaca en el primer año de vida ocupa el tercer lugar en las patologías alérgicas detrás de la alergia al huevo y al pescado.

Los datos varían según la fuente consultada, por lo que es difícil cuantificar el número real de alérgicos. Se habla de obtención de tolerancia en un 85% antes de los 3 años.

Son factores de riesgo para sufrir alergia a las proteínas de la leche de vaca los siguientes:

Rasgo atópico familiar

Administración precoz de PLV biberón en maternidades, con posterior lactancia materna.

Administración intermitente de PLV durante la lactancia materna

Cuando comienza la lactancia artificial los niños reciben un tipo de leche conocida como leche de inicio y luego leche de continuación, la denominación médica correcta es fórmula adaptada.

Estas fórmulas se fabrican a partir de leche de vaca, pero realizando modificaciones para acercarse lo máximo posible a la composición de la leche materna.

Se les añade suero láctico, pero el inconveniente es el aumento que sufren en betalactoglobulina, proteína totalmente extraña para la especie humana ya que no existe en la leche materna, y por ello es una proteína muy alergénica que se introduce en la alimentación del lactante justo en el momento en el que se están estableciendo los mecanismos de tolerancia inmunológica.


Ilustración de palabra MILK

Alérgenos

Las proteínas son las responsables de la alergenicidad a la leche y su mayor alérgeno es la caseina, la cual además es la culpable de la persistencia de la alergia:

CASEINAS: son el 80% de las proteínas de la leche entera:

Alfa caseina: bos d8 (pm 23,6KD) 42%

Betacaseina (pm 23,9KD) 25%

Kappacaseina (pm19 KD) 09%

SEROPROTEINAS: las proteinas del suero son un 2% del total de la leche entera.

Betalactoglobulina (blg) bos d5 (pm 18,3 kd) 9%

Alfalactoalbumina(ala) bos d4 (pm14,2 kd) 4%

Seroalbumina bovina(bsa) bos d6 (pm 67 kd) 1%

Inmunoglobulinas bovinas (bgg) bos d7 2%

Otras proteínas en menor proporción: lactoferrina, transferrina, lipasa.


Diagnóstico

Al igual que en otras alergias alimentarias el estudio alergológico consiste en:

Historia clínica, prick test, determinación sanguínea de IgE específica y exposición controlada. Una vez establecido el diagnóstico se realizan revisiones periódicas en las que el alergólogo evalúa la evolución. En el caso de la APLV, como el inicio suele ocurrir en el primer semestre de vida, es habitual realizar una revisión seis meses después del cuadro inicial. A partir de ese momento y hasta los 4 años de edad, en la mayoría de los casos, se revisa al paciente anualmente repitiéndose el estudio alérgico.


Tratamientos y consejos

Dieta estricta de eliminación de leche, derivados y productos que la contengan, mientras no se compruebe tolerancia. Excluyendo también leche de cabra y oveja, ya que por la similitud de sus proteinas, puede producir igualmente reacción alérgica.

Si se mantiene la lactancia materna, la madre seguirá una dieta sin PLV.

Si se establece lactancia artificial se usarán fórmulas especiales siguiendo las recomendaciones del alergólogo. Se puede ver más información en la siguiente sección: Fórmulas especiales

Se debe prestar atención rigurosa al etiquetado de los alimentos, teniendo en cuenta que podemos encontrar leche como alérgeno oculto. Las PLV se encuentran en lácteos y derivados, pero también están presentes en otros productos manufacturados como pan, fiambres, embutidos, pescados congelados, golosinas, conservas, cosméticos y medicamentos.

Dispensador jabón líquido
Los jabones, gel, champús y cosméticos pueden contener trazas de leche

También es destacable la presencia de PLV en cantidades traza en alimentos que originalmente no las contiene, como consecuencia de contaminación industrial, debida a fabricación conjunta con otros alimentos que si tienen PLV, o en la misma cadena de fabricación.

Numerosos aditivos empleados en la industria proceden de la leche.

Hay que tener en cuenta que muchos fabricantes utilizan en el proceso de elaboración de sus productos, ingredientes ya elaborados que pueden contener componentes alergénicos y no aparecen detallados en las etiquetas de los productos finales. Algunos de ellos se detallan a continuación:

Leche de vaca: chocolate con leche, sugus, productos de bollería en general.

Componentes de la leche: caseinato, suero de leche, sólidos lácteos.

Aditivos espesantes: H-4511 (caseinato cálcico), H-4512 (caseinato sódico), H-4513 (caseinato potásico).

El término caldo deshidratado: utilizado en la elaboración de sopas, cubitos de caldo, salsas de tomate, etc. ya que pueden contener también ciertas grasas sin especificar.

El término grasas animales sin especificar, ya que puede tratarse de nata o mantequilla.

La denominación proteínas: pueden utilizar proteínas de leche sin especificar el contenido.

La denominación de aromas: pueden ser de queso o tener leche

La lactosa, al ser un azúcar, no provoca una reacción del sistema inmunitario, pero hay proteínas que la acompañan y que no se pueden eliminar en los procesos de purificación y ellas pueden desencadenar reacciones en individuos muy sensibilizados.

Nutrición alternativa

Botellas de leche de soja
Botellas de leche de soja

Lo que estamos haciendo es quitar proteínas de alta calidad, calcio y vitamina D y se sustituyen por fórmulas especiales:

Formulas de soja (las que se venden en farmacia):

Tienen una proteína vegetal que es de peor calidad que la leche de vaca. Por lo tanto, están fortificadas por ley, con metionina, taurina y carnitina.

Como estas fórmulas no tienen lactosa que ayuda a asimilar el calcio, se les añade más.

Todos los alimentos a base de soja tienen:

Fitatos: son inhibidores de absorción de minerales como calcio, hierro y zinc. Por lo tanto están suplementadas con calcio y fósforo.

Manganeso y aluminio: Se pueden producir depósitos de estos minerales en caso de niños prematuros o con problemas renales.

Fitoestrógenos: No hay estudios de efectos adversos en lactantes.

Factores bociógenos: Están suplementadas con yodo.

Fórmulas hidrolizadas:

Se elaboran a partir de proteínas de leche de vaca que han recibido una digestión parcial y por lo tanto están “partidas” en trozos pequeños.

Sardinas
Sardinas, anchoas, alimento alternativo

Puede tener cambios en lípidos y en hidratos de carbono.

Son más concentradas y por lo tanto, hacen que las cacas sean más líquidas.

Saben peor.

Son más caras ya que necesitan un proceso complejo para su elaboración.

Están financiadas al 100% hasta los dos años.

Fórmulas parcialmente hidrolizadas:

Se están dejando de utilizar ya que se ha visto que no son útiles para un alérgico a la leche de vaca.

Bebida de soja

No están obligadas por ley a suplementos vitamínicos.

No son una buena alternativa como sustitutos a la leche en lactantes.

Alimentos ricos en calcio:

Espinacas, brócoli, acelgas, col, cebolla, brecol, legumbres.

Pescados: anchoas y sardinas en lata con espina, salmón, etc.